La Barbería de Maite Arbea

Historia

El primer salón de peluquería Arbea estaba situado en la emblemática calle Santo Domingo, en pleno casco histórico de Pamplona. Fue regentado por Andrés Arbea, un barbero de época caracterizado por su tesón y temple, que comenzó en el sector sin saber que tras él dos generaciones más seguirían sus pasos: su hijo Miguel y sus nietos Andrés y Maite.
Sin abandonar el centro de la capital navarra, Miguel Arbea instala su barbería en la Calle Estella. Músico y peluquero vocacional, estaba dotado de una extraordinaria capacidad analítica que aplicaba a cada corte de cabello. Siguiendo los principios tradicionales de la barbería, Miguel Arbea transmitió a su hija Maite los conocimientos necesarios para cuidar con exquisitez la estética masculina.
Tras más de 20 años trabajando en la peluquería de su padre, Maite Arbea decide emprender un nuevo proyecto para continuar con la tradición familiar y mantener la línea clásica de cuidados masculinos infusa por su padre y mentor.