La Barbería de Maite Arbea

26 de Marzo de 2013
Entrevista en Diario de Navarra: "De vuelta al afeitado de antaño"

Imagen noticia
Es raro ver a una mujer al frente de una barbería. ¿Por qué eligió este oficio y no una peluquería convencional?
Yo diría que por puro romanticismo.Desde el principio me gustó más peinar y arreglar a hombres que a mujeres. Hace ahora 80 años quemi abuelo, Andrés Arbea Echeverría, abrió su barbería en la cuesta de  SantoDomingo. Mi padre, Miguel ÁngelArbea, siguió el oficio y abrió una peluquería de caballeros en la calle Estella.Allí empecé a trabajar yo junto con mi hermano, Andrés Arbea Martínez. En 2007, de vacaciones en Londres, visité Truefitt hill, posiblemente la barbería más antigua del mundo, de donde salen los hombres con bombín, y me decidí a montar mi propio negocio volviendo al origen, al oficio de mi abuelo.Me apetecía 
volver al pasado.

Pero ahora ya no se llevan barbas como hace 80 años...
Los tiempos han cambiado mucho. Mi abuelo y mi padre llegaron a tener hasta 90 abonados para afeitarse los sábados. Antaño la gente se afeitaba para ir a misa los domingos. Pero hoy las barbas se han puesto de moda. Esas medias barbas que ahora llevan muchos futbolistas.Generalmente se las arreglan en casa.

Entonces no pasan por aquí.
Los clientes vienen aquí para afeitarse, sí, pero sobre todo como un momento de relax. Nosotros tenemos varias modalidades de afeitado: con toallas calientes, arreglo de barba, limpieza facial, atenuante de canas, manicura..., etc. El cliente buscar desconectar y relajarse.

¿Cuánto tiempo invierte usted en afeitar?
Un afeitado relajante con toallas calientes lleva una media hora y cuesta 16 euros. Es el afeitado tradicional sólo que ahora se hace con cuchillas desechables, nada de navajas. 

Ese tipo de tratamientos tampoco eran habituales antes en las peluquerías de caballeros.
Pues no. Pero ahora a los hombres cada vez más les gusta cuidarse.

¿Quienes son los clientes habituales de La Barbería?
Hay de todo. Gente de todo tipo y de cualquier tramo de edad. Desde niños, universitarios y los más veteranos. Los precios varían en función del tipo de servicio y el tipo de pelo.No es lo mismo cortar el pelo de un hombre que está casi calvo que cortar un pelo que requiera su tiempo, por ejemplo.

¿De qué se habla en una barbería?
Últimamente mucho de política y de trabajo. Los peluqueros hacemos muchas veces de confesores o psicólogos. Pero entablas conversaciones de amigos no de cotilleos.

¿Cuál es el servicio quemás se demanda ahora en un establecimiento como este?
Principalmente el corte de pelo a tijera. No empleamos prácticamente la maquinilla. Aunque últimamente estoy afeitando bastante. Creo que soy la única o de las últimas que afeita en Pamplona y me da mucha pena que se pierda el oficio por la modernidad.

Además de los servicios propios de la barbería, vende usted artículos relacionados con el afeitado con un diseño que recuerda el utensilio más antiguo
Sí. Contamos con brochas de pelo de tejón de la colección Wellington y también con maquinillas artesanales elaboradas en Inglaterra que facilitan el deslizamiento y además son compatibles con las cuchillas
convencionales (gillette match III). En las vitrinas del escaparate colecciono antigüedades que he ido comprando o que me han regalado .La mayoría proceden de Sudamérica, donde allí la tradición del afeitado y barbería todavía no se ha perdido.

Fuente: Diario de Navarra